fbpx

lunes , 11 noviembre 2019

Inicio » Actualidad » Lo importante no es la democracia, sino garantizar las libertades

Lo importante no es la democracia, sino garantizar las libertades

Natalia Motyl

Licenciada en Economía (UBA). Analista económico de Libertad y Progreso.
julio 2, 2019 7:35 am by: A+ / A-

La democracia que no supimos conseguir

La democracia se encuentra corrompida, atenta contra las libertades individuales y la propiedad privada, mientras que protege los intereses particulares de un determinado grupo que representan la «minoría privilegiada» o popularmente conocida como «élite política».

¿QUÉ ES LA DEMOCRACIA?

Es una forma de organización social en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos. Las decisiones son tomadas de forma colectiva ante igualdad de derechos con independencia de etnias, sexos, creencias religiosas, etc. Como toda sociedad se encuentra compuesta por individuos es necesario establecer cierto tipo de reglas de convivencia en la que primer cierto tipo de mecanismos contractuales.

EXISTEN TRES TIPOS DE DEMOCRACIA:

– Democracia directa: el pueblo participa directamente de la toma de decisiones. sería una de las democracias más puras. Sin embargo, lo cierto es que casi no es usado en ninguna parte del mundo dada su inviabilidad. Es casi imposible que en la práctica todos los ciudadanos se reúnan a discutir cada decisión. Imagínense 44,27 millones de personas intentando tomar decisiones, es casi imposible por la magnitud llegar a algo. Un ejemplo de este tipo de democracia es Suiza. Aunque son solo 8,42 millones de personas. Pero lo cierto es que inclusive muchas veces se le atribuye su prosperidad a esta forma de gobierno.

– Democracia indirecta o representativa: la sociedad escoge ciertos individuos para que sean sus representantes, los cuales propondrán, discutirán y decidirán sobre los distintos temas que involucre a la mayoría del conjunto de la sociedad. En la democracia se implementa la regla de la mayoría, prevalencia de la voluntad de la mayoría de los integrantes a la hora de tomar una decisión, el principal mecanismo son las elecciones realizadas a través del voto, el mismo debe ser universal, libre, igual, directo y secreto. Aquellos representantes escogidos pasan a desempeñar su rol como funcionarios y desempeñar la democracia representativa.

 Democracia semindirecta o participativa: a la representativa le agrega la posibilidad de que la ciudadanía decida en determinados asuntos a través del: referéndum (los ciudadanos escogen por sí o por no una propuesta), plebiscito (concede o no concede la aprobación final de una norma), iniciativa popular (un grupo de ciudadanos puede proponer la sanción o derogación de una ley) y recall (se destituye a un representante electo).

Cuando hablamos de democracia en general nos referimos a la democracia liberal que tiene una serie de características: división de poderes, Constitución que limita y controla los distintos poderes del Estado y establece un estado de derecho, independencia del Poder Judicial, derecho a votar y ser votado, la presencia de múltiples partidos políticos, la liberta de expresión, manifestación y reunión, la libertad de culto, la libertad de prensa y acceso a la información y el vigor de los derechos humanos y protección a las minorías.

¿POR QUÉ LA DEMOCRACIA SE ENCUENTRA CORROMPIDA?

La democracia, como hemos explicado anteriormente, es solo un medio para lograr cierta organización y convivencia entre los individuos que componen la sociedad, pero hoy en día es utilizada como un instrumento para favorecer los intereses de unos pocos.

La democracia hoy en día esclaviza al individuo y lo priva de su libertad. La soberanía del Pueblo no es más que la soberanía de unos pocos que tienen el poder y en nombre de la mayoría terminan haciendo lo que le plazca a su antojo.

Hoy bajo la democracia no se hace otra cosa que coartar libertades. Nos imponen regalas y modos de vida, condicionan nuestro accionar, nos convertimos en un número, pasamos a ser parte de la masa sólo bajo el lema del «bien común» como si todo pasara por demostrar que somos unos buenos siervos a merced de un gran ente que tiene el monopolio de la fuerza legítimamente.

El peligro de esta concepción es que los intereses de unos pocos que tienen el poder y constituyen lo más subjetivo de la esfera del accionar terminan anteponiéndose al sentido común, a lo objetivo y redirigiendo las decisiones a favor de ese grupo que es sumamente minoritario. Vayamos a un ejemplo que es bastante claro en nuestro país: el exceso de gasto público que mantiene la juerga política. ¿Por qué no es achicado? ¿Por qué la mayoría de la sociedad debe soportar las consecuencias de esa falta de ajuste? Porque aquellos que fueron escogidos para representar a la mayoría no quieren ajustarse a ellos. Entonces la democracia indirecta en sí no funciona y no lo hace porque el poder se encuentra concentrado en unos pocos.

Como vimos la democracia directa tampoco es muy viable en sociedades demográficamente densas por una cuestión de logística. Por lo tanto, una respuesta sería la democracia semi indirecta que limita bastante el poder y la soberanía del pueblo. Sin embargo, tampoco garantiza que los intereses de unos pocos no se antepongan al resto. Por ende, hay que presentar especial atención cuando utilizan el concepto de «democracia» para justificar todas las acciones.

Lo importante no es la «democracia» sino las instituciones que garantizan las libertades individuales. 

Bajo instituciones sólidas la democracia se vuelve un medio de organización social y no un instrumento para perseguir objetivos de entes particulares.

Lo importante no es la democracia, sino garantizar las libertades Reviewed by on . La democracia que no supimos conseguir La democracia se encuentra corrompida, atenta contra las libertades individuales y la propiedad privada, mientras que pro La democracia que no supimos conseguir La democracia se encuentra corrompida, atenta contra las libertades individuales y la propiedad privada, mientras que pro Rating: 0