fbpx

sábado , 24 agosto 2019

Inicio » Economía » Sin reglas monetarias

Sin reglas monetarias

Administrador LyP

Colaborador de Libertad y Progreso
junio 4, 2019 6:07 pm by: A+ / A-

Por Alberto Ramón Althaus*

El cambio constante de la regla monetaria por parte del Banco Central nos indica que, en la práctica no existe ninguna regla monetaria. La realidad es que, al modificarla constantemente el Banco Central nos está diciendo que no hay reglas en materia monetaria. Efectivamente si el Banco Central manifiesta seguir la regla de no emisión monetaria y, por el otro lado, las Leliq crecen al 70% anual capitalizable cada 7 día podemos afirmar que ni siquiera esta regla existe.

Tampoco sabemos qué hace el Banco Central con los dólares de las reservas ni con cuántos dólares se cuenta en la práctica para hacer frente a una corrida, sí sabemos que las reservas en dólares en los últimos treinta días han bajado y bastante.

El argentino se tranquiliza si el precio del dólar se mantiene constante, ese es el precio de la economía que verdaderamente le importa. Por ello el Banco Central sin quererlo se encuentra sujeto a mantener un dólar que no supere los $46 o $47, ello es lo que genera cierta tranquilidad, por lo cual, se ve obligado a una regla no explícita de mantener el dólar en un precio debajo de los $46 o $47.

En la Convertibilidad tuvimos una precio de un dólar igual a un peso por una década. ¿Cuánto tiempo puede resistir el BCRA la nueva política de no establecer ninguna regla monetaria y tener implícitamente como regla mantener el dólar debajo de los $46 o $47?

A primera vista algunos economistas parecen estar otorgándole un cierto resultado positivo a esa regla monetaria implícita de proteger el valor del peso, como aconseja el economista Aldo Abram y que, si se podría llevar a cabo, implicaría cierto control de la inflación, cuestión que vamos a ver en estos meses de mayo, junio y agosto de 2019.

Veamos qué nos dice el Informe Monetario del Banco Central del 20 de mayo de 2019 sobre el crecimiento de los agregados monetarios: M1 (billetes + monedas en poder del público + cheques cancelatorios en pesos + cuenta corriente sel sector público y privado en pesos) pasando en treinta días hasta el 20 de mayo 2019 de $ 1.268.086 millones a $ 1.409.668 millones, con una variación e incremento del M1 en 11,2%. El M2, en tanto, (M1 + caja de ahorro del sector privado y público en pesos) pasando en treinta días hasta el 20 de mayo 2019 de $ 1.828.550 millones a $ 1.965.491 millones con una variación e incremento del M2 en 7,5%. El M3, por su lado, (billetes y monedas en poder del público + Cheques cancelatorios en pesos + depósitos del sector público y privado en pesos) pasando en treinta días hasta el 20 de mayo 2019 de $ 3.421.597 millones a $ 3.570.732 millones con una variación e incremento del M3 en 4,4% (esto puede ser coyuntural o consecuencia de la nueva regla no explícita).

En estos agregados monetarios pueden encontrarse un argumento para la inflación elevada, que depende de la cantidad de dinero en circulación y no necesariamente del aumento de la velocidad de circulación que señala Manuel Solanet, lo cual no rechazamos, sino que decimos que además de aumentar la velocidad de circulación del dinero han aumentado los agregados monetarios.

Las Leliqs, que crecen al 70% anual capitalizable cada siete días, extrañamente disminuyeron pasando en treinta días hasta el 20 de mayo 2019 de $ 1.079.988 millones (de pesos) a $ 1.055.828 millones.

Los depósitos del sector privado, en tanto, se incrementaron pasando en treinta días hasta el 20 de mayo 2019 de $ 2.129.307 millones a $ 2.168.803 millones. Dentro de estos depósitos del sector privado había al 20 de mayo 2019 depósitos a plazo por $ 1.186.623 millones y depósitos a la vista por $ 916.738 millones.

Por supuesto, conviene destacar la baja de las reservas internacionales en dólares pasando en treinta días hasta el 20 de mayo 2019 de U$S 76.663 millones (de dólares) a U$S 67.063 millones.

¿Qué nos dicen estos números? Primero, no podemos saber si atribuir la pérdida de reservas a ventas del Banco Central o a pagos de deuda externa pero es para tener en cuenta. Segundo, los agregados monetarios con un incremento entre el 20/04/2019 y el 20/05/2019 del M1 de 11,2 %, el M2 de 7,5% y el M3 del 4,4% nos dan una explicación por sí solos de la inflación sin descontar la mayor velocidad de circulación del dinero. 

Tercero, llama la atención que las Leliqs que se incrementan en un 70% anual capitalizable a siete días hayan bajado en cantidad en estos treinta días anteriores al 20 de mayo 2019; eso necesariamente significaría que se están pagando con pesos las Leliqs a los bancos y los intereses de las Leliqs, pero podría ser coyuntural. El monto de las Leliqs está muy próximo a constituir el 100% de los depósitos a plazo del sector privado y eso es grave.

Lo lógico es que si las Leliqs se incrementan al 70% anual capitalizable cada siete días en algún momento, o superen los depósitos a plazo fijo o se emita para pagar las leliqs y, entonces, se van a utilizar las reservas en dólares del Banco Central para disminuir la inflación o sacar dinero emitido del mercado.

De cualquier manera, la situación a la larga es insostenible, porque se va a necesitar emitir pesos para pagar las Leliqs o sus intereses y se van a necesitar los dólares para cubrir el déficit fiscal (los U$S 60 millones de dólares que vende el Tesoro a esos efectos), para pagar a los acreedores externos, para disminuir los efectos de la emisión monetaria que genere el pago de intereses de las Leliqs y para mantener el dólar debajo de los $46 o $47 hasta octubre 2019.

Sabemos que el argentino es optimista mientras el dólar esté quieto, y si Macri logra bajar un poco la inflación, algunos creerán que Cambiemos logrará algún resultado positivo en las elecciones de agosto 2019. Pero es demasiado pronto para ser optimistas y pensar que se ha dejado atrás toda corrida cambiaria y bancaria. La forma en que se está manejando la política monetaria podría llevar a una crisis bancaria y cambiaria antes de octubre o muy poco después. La ausencia de reglas monetarias por parte del Banco Central y la voluntad de hacer lo posible para que el dólar no se mueva ni supere los $46 o $47 con tasas de interés altísimas, recesión e inflación constituyen un juego peligroso para el país, tan peligroso como mantener políticamente viva a Cristina. Macri se juega mucho, pero, como diría Atahualpa, el cuero que apuesta y las vaquitas son ajenas.

Como enseña el economista Javier Milei las Leliqs son emisión monetaria que no es tenida en cuenta en los cálculos del Gobierno quizás, solamente, porque están especulando con llegar bien a las elecciones de agosto del 2019.

Es como una olla a presión en que los argentinos esperan que un dólar que se mantenga a $46 o $47, y una inflación que disminuya mensualmente.  Por el otro lado, tenemos agregados monetarios creciendo fuerte en treinta días, el M1 al 11,2 %, el M2 al 7,5% y el M3 al 4,4% y, a su vez, Leliqs que forman casi el 100% de los depósitos de la gente creciendo a más del 70% anual capitalizable a siete días. Datos que encienden alertas en la economía de los próximos meses.

*El autor es abogado de la Universidad Católica de Santa Fe (UCSF), especializado en Derecho Comercial – Área Derecho Bancario de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y con magíster en Dirección de Empresas de la Universidad Católica de Córdoba (UCC) y la UCSF

Sin reglas monetarias Reviewed by on . Por Alberto Ramón Althaus* El cambio constante de la regla monetaria por parte del Banco Central nos indica que, en la práctica no existe ninguna regla monetari Por Alberto Ramón Althaus* El cambio constante de la regla monetaria por parte del Banco Central nos indica que, en la práctica no existe ninguna regla monetari Rating: 0