fbpx

martes , 17 septiembre 2019

Inicio » Destacados » ¿Porqué caemos en la trampa del Estado Benefactor? Básicamente, la gente cree que no tiene costo y da muchos beneficios

¿Porqué caemos en la trampa del Estado Benefactor? Básicamente, la gente cree que no tiene costo y da muchos beneficios

Avatar

Consejo Académico, Libertad y Progreso
abril 25, 2019 7:33 am by: A+ / A-

Antony P. Mueller es alemán, pero vive en Brasil, donde es profesor de Economía. Escribe una breve nota en el Mises Wire, del Ludwig von Mises Institute, titulada: ¿porqué los países caen en la trampa del bienestar?:

A las personas les gusta el estado de bienestar porque suponen que esto no tiene costo y brinda muchos beneficios. Si la gente supiera cuánto el consumo actual de beneficios sociales conlleva menos prosperidad en el futuro, la población tendría una actitud crítica hacia el estado de bienestar y los políticos tendrían más dificultades para vender su fraude. Así como una sociedad que clasifica la seguridad por encima de la libertad pierde ambas, una sociedad que atribuye un mayor valor a los beneficios sociales que a la creación de riqueza no tiene ni riqueza ni beneficios.

Una perspectiva a corto plazo es intrínseca a la democracia moderna. No está dirigido por el pueblo sino por los partidos políticos. Tal sistema político promueve la redistribución de la torta y descuida que los bienes deben producirse antes de que puedan ser consumidos. Sin producción, sin embargo, no puede haber distribución. La ilusión está generalizada y se propaga por la maquinaria política de que la producción es independiente de su distribución, por lo que se podría redistribuir sin debilitar la producción. Sin embargo, cómo se distribuye el producto afecta su fabricación futura.

Un concepto de justicia que solo concierne a la justicia social de distribución es una contradicción en los términos. La justicia de distribución de los bienes tiene como otra cara la justicia con respecto a los esfuerzos de producción de los bienes. La justicia, entendida correctamente, tiene un aspecto distributivo y conmutativo. El desprecio del aspecto conmutativo de la justicia en favor de la justicia distributiva es injusto. Tal enfoque también es irracional, ya que la distribución es posible solo cuando hay algo que distribuir.

La redistribución es injusta y económicamente irracional cuando castiga a quienes producen. Cuando la redistribución del ingreso y la riqueza se vuelve excesiva, la parte activa de la población se retira de la producción y el parasitismo se hace cargo, el progreso económico desaparecerá y finalmente desaparecerá. De esta manera, la sociedad empobrecerá y los pobres se quedarán con menos o nada. Al final, los mismos pobres pagarán el precio más alto de esta política porque serán los más afectados cuando el crecimiento caiga y aumente la miseria.

No es ético luchar por más justicia como si fuera un bien absoluto. El costo de imponer la igualdad supera sus beneficios. Al principio, los efectos negativos de la igualación de ingresos en el crecimiento económico no son visibles. Durante algún tiempo, el consumo de capital puede compensar el débil crecimiento económico. Esta erosión no aparece de inmediato en las estadísticas de ingreso nacional porque el consumo cuenta como parte del producto nacional.

Una forma insidiosa de consumo de capital tiene lugar a través de la acumulación de deuda del gobierno. Un déficit presupuestario significa que el volumen global del ahorro nacional cae. Menos ahorros implican que el potencial de inversión económica se ha reducido. En las estadísticas económicas, los gastos, ya sean del estado o del lado privado, cuentan igualmente como una contribución al producto nacional. Sin embargo, si bien el gasto beneficia a los receptores actuales de los gastos del gobierno, la formación de capital más baja aparecerá más adelante en un crecimiento económico más débil y castigará a todos.

En la medida en que la deuda pública es un enemigo del crecimiento económico, también es un enemigo de la creación de riqueza. Los beneficios que el gobierno distribuye a corto plazo y que son financiados por una mayor deuda pública reducirán el crecimiento económico y harán que la pobreza sea más persistente y generalizada a largo plazo.

La deuda del Estado debilita el crecimiento económico y el crecimiento económico débil conduce a mayores gastos del gobierno y, por lo tanto, a una carga de deuda en aumento. Menos crecimiento económico enciende más demanda de beneficios sociales y más redistribución conduce nuevamente a un crecimiento aún menor. Numerosos países han caído en la trampa donde los gastos sociales debilitan la economía y donde esta debilidad requiere más gasto, lo que a su vez debilita la economía.

Cycle of Welfare Spending and Economic Stagnation
welfaretrap_mueller.png
Fuente: A. P. Mueller: Beyond the State and Politics. Capitalism for the New Millennium. Amazon KDP 2018

La expansión del estado del bienestar conduce a un aumento de la deuda pública, lo que debilita el desempeño económico. Una economía debilitada conlleva un mayor gasto en bienestar y conduce a un mayor aumento de la deuda pública, lo que, a su vez, conduce a un mayor gasto en bienestar. Un efecto secundario peligroso de esta caída en una espiral descendente es que la actitud anticapitalista en la población aumenta, ya que para la mayoría de los ciudadanos, los vínculos causales son difíciles de reconocer.

Este círculo vicioso es notable en la disminución de la tasa de crecimiento de la productividad de los países industrializados desde la década de los setenta que se produjo junto con la expansión del estado de bienestar y el aumento de la deuda pública. El estado de bienestar y la deuda pública son las principales causas de la disminución de las tasas de productividad. En las últimas décadas, las tasas de aumento anual de la productividad de los principales países industrializados han bajado de un promedio del cinco por ciento en la década de los sesenta a alrededor del dos por ciento en la década de los noventa y siguen cayendo.

El escape de la trampa del bienestar es el desafío de nuestro tiempo. Menos crecimiento de la productividad significa menos crecimiento económico y menos crecimiento económico significa ingresos más bajos. Cuanto más tiempo un país permanece atrapado en la trampa, más difícil es salir. Para superar el círculo vicioso, se debe tener en cuenta que un estado de bienestar excesivo erosiona la productividad.

Sin ganancias de productividad, no hay un aumento en el ingreso real per cápita. La productividad laboral de un país determina su nivel de ingresos. Las naciones industrializadas deben salir del remolino del gasto social, la deuda pública y el débil crecimiento económico. Elevar el poder adquisitivo de los salarios requiere una mayor productividad. No más control estatal es el camino hacia una mayor productividad sino menos regulación, menos intervención y menos redistribución.

 

¿Porqué caemos en la trampa del Estado Benefactor? Básicamente, la gente cree que no tiene costo y da muchos beneficios Reviewed by on . Antony P. Mueller es alemán, pero vive en Brasil, donde es profesor de Economía. Escribe una breve nota en el Mises Wire, del Ludwig von Mises Institute, titula Antony P. Mueller es alemán, pero vive en Brasil, donde es profesor de Economía. Escribe una breve nota en el Mises Wire, del Ludwig von Mises Institute, titula Rating: 0