fbpx

jueves , 19 septiembre 2019

Inicio » Destacados » Los DOS costos del control de precios

Los DOS costos del control de precios

Nicolás Cachanosky

El autor es Associate Professor of Economics de la Metropolitan State University of Denver, PHD en Economía y Editor de Punto de Vista Económico
abril 23, 2019 7:38 am by: A+ / A-

PUNTO DE VISTA ECONÓMICO – Las altas tasas de inflación de los últimos meses ha llevado al gobierno de Cambiemos a implementar un nuevo control de precios, especialmente en alimentos. Por supuesto, el gobierno no habla de control de precios, sino de acuerdo de precios. Sin embargo, lo que importa es si el precio se ubica o no en su valor de equilibrio, no si el precio es controlado por ley o acuerdo.

Las críticas no se han hecho esperar. Se entiende, el gobierno parece esperar que la medida tenga un resultado distinto al que siglos de historia y cualquier manual introductorio de economía enseñan. Sin embargo, tanto el gobierno como los críticos parecen enfocarse en unos de los dos costos que produce un control de precios.

El primer efecto no deseado de un precio máximo es el desabastecimiento (faltante o shortage del producto en cuestión). El gobierno sostiene que tiene un acuerdo de caballeros con el sector productivo para garantizar la oferta de bienes con sus precios controlados. Los críticos no pueden dejar de ver esto con cierta inocencia. Lo que no ha funcionado en siglos bajo el poder del estado, con Cambiemos alcanza que sea un “acuerdo de caballeros”. Una lectura política es que el gobierno se esta “lavando las manos” en caso de que se produzcan faltantes. La lógica es simple. Si el precio se encuentra por debajo de su valor de equilibrio (es barato), entonces (1) aumenta la cantidad demandada y (2) baja la cantidad ofrecida. Por lo tanto, se produce un faltante del bien en cuestión.

Este, sin embargo, es uno de los efectos producido por precios máximos. El otro efecto no deseado es cuál es el precio efectivo que se paga por este bien cuando se impone un valor máximo. El resultado es que el precio efectivo es superior al precio no regulado (es decir, sin control de precios).

El precio efectivo es el costo total de adquirir el bien. Es el precio controlado más otros costos asociados. Por ejemplo, tener que ir de supermercado en supermercado hasta encontrar una góndola donde aún haya productos disponibles. Pagar costos extra en “otros” servicios asociados a la compra del bien con el precio controlado. Por ejemplo, un mayor fee por envío a domicilio, un mayor fee al pagar con tarjeta, mayores precios en otros bienes que no tiene sus precio controlados, peor calidad en el producto, etc.

La paradoja es que al final de cuentas un precio máximo termina produciendo un costo mayor vía otros costos asociados. Lo que parece barato es, en realidad, caro. El productor que debe fijar el precio de uno de sus bienes, lo debe compensar subiendo el precio de otros bienes cuyos precios son libres.

El desabastecimiento es el “costo horizontal” en un gráfico de demanda y oferta. Este es el problema que más se discute. El search cost es el “costo vertical” en un gráfico de demanda y oferta. Este problema no recibe tanta atención (que sea más difícil de medir y observar no lo hace menos real ni relevante). El precio máximo (pC) se ubica por debajo del precio libre (p*), pero en estas condiciones el costo total de adquirir el bien es el precio efectivo (pE), que se ubica por encima de p*.

El gobierno haría bien en recordad los “costos verticales” que causan los precios máximos y no dejar que la motivación política de “hacer algo” le gane a la racionalidad económica

Los DOS costos del control de precios Reviewed by on . PUNTO DE VISTA ECONÓMICO - Las altas tasas de inflación de los últimos meses ha llevado al gobierno de Cambiemos a implementar un nuevo control de precios, espe PUNTO DE VISTA ECONÓMICO - Las altas tasas de inflación de los últimos meses ha llevado al gobierno de Cambiemos a implementar un nuevo control de precios, espe Rating: 0