fbpx

martes , 23 abril 2019

Inicio » Política » El preocupante informe monetario del Central

El preocupante informe monetario del Central

Administrador LyP

Colaborador de Libertad y Progreso
marzo 23, 2019 7:43 am by: A+ / A-

Por Alberto Ramón Althaus*

En el Informe Monetario Diario del BCRA del 18 de marzo de 2019 http://www.bcra.gob.ar/Pdfs/PublicacionesEstadisticas/infomondiae.pdf hay que señalar lo que es preocupante y nos referiremos únicamente a lo que está en pesos ($) al 14 de marzo de 2019 porque es sobre lo que se puede producir una corrida cambiaria y bancaria.

En el informe se ve con claridad que hay depósitos del sector privado y público en las entidades financieras en pesos por $ 2.706.320 millones y que hay billetes y monedas en entidades financieras en pesos ($) sólo por $ 109.998 millones.

Si analizamos los depósitos al sector privado y del sector público en entidades financieras en pesos ($) por $ 2.706.320 millones vemos que se han prestado al Sector Privado en pesos $ 1.500.647 millones, que corresponden a adelantos, documentos, hipotecarios, prendarios, personales, tarjetas de créditos y otros. Deberíamos restar de los depósitos los préstamos al sector privado en pesos porque no están disponibles ante una corrida bancaria, pues fueron prestados y no pueden contarse para pararla y al resultado habría que restarle las Leliq por $ 995.178 millones en manos de los bancos, que tomaron con dinero de los depositantes. Esta cuenta da un saldo de $ 210.495 millones para hacer frente a una corrida y de ese resultado $ 109.998 millones están en billetes y monedas en entidades financieras en pesos por lo que la diferencia entre $ 109.998 millones y los $ 210.000 millones si bien es importante, no sabemos por la lectura del informe monetario a que atribuirla.

Valor del dólar y el peso

Pero lo importante es saber con qué importe en pesos cuentan los bancos para una corrida bancaria, y creemos que la respuesta que surge es $ 109.998 millones lo que, transformado en dólares a un dólar de $ 39,94 en fecha 13 de marzo de 2019 según el informe, nos da un poder de fuego de U$S 2.754 millones. Ello sin tener que emitir para convertir las Leliq en pesos.

Pero en realidad la cantidad de pesos que se podrían ir en una corrida cambiaria tiene que ver principalmente con parte de los depósitos a la vista del sector privado en entidades financieras en pesos que es de $ 891.207 millones, a ello hay que sumarle la presión que podrían ejercer una parte de los billetes y monedas en poder del público en pesos y que no se encuentran en los bancos, que asciende según el informe a $ 700.778 millones y, luego, en un tercer lugar, con una parte de los depósitos del sector privado a plazo en entidades financieras en pesos, que son $ 1.134.400 millones.

Es cierto que en el informe monetario señala plazos fijos no ajustables por CER/UVAs $ 1.465.501 millones y plazos fijos ajustables por CER/UVAs $ 43.472 millones pero hay que restarle a esos importes los depósitos a plazo del sector público en entidades financieras en pesos por $ 374.573 millones, que no serían retirados frente a una corrida.

Sobre los depósitos a plazo fijo que podrían retirarse señaló el economista Roberto Cachanosky hace más de un mes: “Suponiendo que se desarma solamente el aumento de depósitos a plazo fijo de 2018 que son $ 372.400 millones, sería un desarme equivalente al 24% de la base monetaria. En principio ese retiro de depósitos deberá enfrentarse con la baja de encajes. Se mantendría cero aumento de la base moneraria pero cambiaría la composición con menos encajes y más circulante que se iría al dólar. Habría una presión sobre el mercado de cambios de U$S 9.300 millones equivalente al 18% de las reservas actuales sin considerar a los U$S 14.400 millones de encajes en dólares que están en manos del BCRA, pero no le pertenecen, y siendo condescendiente con los U$S 19.000 millones de swap con China y siempre y cuando el FMI autorice a utilizar esas reservas para dominar el mercado de cambios. En caso que se usaran, hasta ese nivel de cambio de cartera el BCRA podría dominar la situación pero manteniendo el apretón monetario con tensiones cambiarias y recesión y el mercado viendo como pierde reservas.” Ahora, el calculo lo hizo Cachanosky hace casi dos meses atrás con depósitos a diciembre de 2017 por $ 588.000 millones, o sea, que si tomamos como depósitos a plazo fijo del sector privado en pesos al 13 de marzo de 2019, a saber, la suma de $ 1.134.400 millones, vemos que el número de salida saltó a $ 546.400 millones con un dólar a $ 39,94 al 13 de marzo de 2019 nos da una cifra de desarme de plazos fijos en pesos de U$S 13.680 millones.

A esos $ 546.400 millones que en el peor de los casos sería el importe máximo de pesos en caso de desarmarse los plazos fijos y que se pasarían como dijimos al dólar, generando una corrida cambiaria habría que agregar una parte de los billetes y monedas en poder del público y que no se encuentran en los bancos que asciende según el informe a $ 700.778 millones y una parte de los depósitos a la vista del sector privado en entidades financieras en pesos que es de $ 891.207 millones.

¿Qué importe en pesos de todos los números presentados pasaría al dólar y en qué momento? No lo sabemos.

Debemos considerar que el fuego de que dispone el Banco Central para mantener el dólar en la banda de flotación inferior es de U$S 60 millones diarios y U$S 1.200 millones mensuales hasta un total de U$S 9.600 millones era el monto con que contaba el BCRA para hacer frente a un desarme de parte de los plazos fijos en el momento en que Cachanosky hizo el artículo.

 

La situación se agrava con el transcurso del tiempo por varios motivos: 1) porque a medida que vaya utilizando el BCRA los dólares para mantener su precio en la banda inferior tendrá menor fuerza monetaria para parar la corrida, es decir, los U$S 9.600 millones con que cuenta para parar la corrida irán disminuyendo a medida que intervenga y hay que ver con qué monto llega a octubre de 2019; 2) porque los plazos fijos van a ir creciendo más que la inflación con lo cual el importe de desarme de los plazos fijos será cada vez mayor aunque sea con asientos bancarios; 3) porque las Leliq tendrían que ir creciendo en monto debido al interés que pagan y si no se incrementa el monto de las Leliq tiene que aumentar la cantidad de pesos por emisión, con lo que en pocos meses se tendría que encontrar cerca de los números que alcanzaron las Lebac cuando se produjo la corrida cambiaria el año pasado o nos encontraríamos con emisión monetaria importante y más inflación; 4) porque si el dólar se atrasa con respecto a la inflación el salto que dará después deberá ser superior a aquel que se produciría en el caso de no haber atraso cambiario y el BCRA no solamente va a intentar mantenerlo en la banda inferior de flotación, sino que contra de los pronósticos de economistas estableció un crecimiento mensual de la banda de flotación inferior a la inflación anual pronosticada con lo cual claramente no es razonable pensar en un porcentaje de crecimiento mensual de la banda del 1,75% sin que exista atraso; 5) cuando lleguen las elecciones, muy posiblemente frente a la incertidumbre política como señalaron varios economistas, parte de la población buscará pasar del peso al dólar y si no es parte de la población serán los bancos, quienes querrán sacarse los intereses que han ganado por la diferencia entre la tasa pasiva y activa y que se encuentren en Leliq que no serán un monto menor; y 6) se siguió sin resolver el 30% de diferencia entre la base y el techo de la banda de flotación lo cual genera especulación independientemente de que se intervenga dentro de la banda con U$S 60 millones diarios y U$S 1.200 millones mensuales generando incertidumbre diaria sobre la posibilidad de una corrida.

Contra todo lo anterior, están las medidas del BCRA y la promesa de utilizar hasta U$S 9.600 millones para frenar toda corrida.

No se puede saber a ciencia cierta si el plan monetario del BCRA dará resultado para llegar a las elecciones pues para ello sería necesario: 1) que se reduzca la tasa de interés de las Leliq (hasta ahora no se ha logrado); 2) que se reduzca en forma significativa la tasa de inflación mensual (hasta ahora no se ha logrado y los pronósticos de los economistas no bajan del 30% anual); 3) que el BCRA no pierda dólares tratando de mantenerlo en la banda de flotación inferior; y 4) que llegadas las elecciones los sectores que se pasen del peso al dólar no superen los U$S 9.600 millones.

Independiente del tema de las Leliq que es un problema sin solución dentro de la justicia y la ley. Por todo lo anterior vemos por qué en el 2018 el BCRA no pudo , pese a la pérdida de divisas, parar el aumento del dólar y todo cálculo frente a una corrida cambiaria y bancaria que depende de las expectativas, valoraciones y acciones de los actores económicos y del gobierno no se puede realizar de antemano, y de acuerdo con lo que enseña la Escuela Austríaca de Economía cambiarán dichas expectativas, valoraciones y acciones durante las corridas de manera que no podrán llevarse a cabo cálculos serios sobre el resultado final de las mismas. En definitiva, parece que el BCRA salió a cantar el falta envido en el comienzo del juego sin contar con puntos suficientes, lo cual excede la audacia.

*El autor es abogado de la Universidad Católica de Santa Fe (UCSF), especializado en Derecho Comercial – Área Derecho Bancario de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y con magíster en Dirección de Empresas de la Universidad Católica de Córdoba (UCC) y la UCSF .

El preocupante informe monetario del Central Reviewed by on . Por Alberto Ramón Althaus* En el Informe Monetario Diario del BCRA del 18 de marzo de 2019 http://www.bcra.gob.ar/Pdfs/PublicacionesEstadisticas/infomondiae.pdf Por Alberto Ramón Althaus* En el Informe Monetario Diario del BCRA del 18 de marzo de 2019 http://www.bcra.gob.ar/Pdfs/PublicacionesEstadisticas/infomondiae.pdf Rating: 0