fbpx

jueves , 18 julio 2019

Inicio » Destacados » No ajustar el Estado es recesivo

No ajustar el Estado es recesivo

Avatar

Director Ejecutivo, Libertad y Progreso. Twitter: @AbramAldo
marzo 7, 2019 8:14 am by: A+ / A-

ÁMBITO FINANCIERO – Hay una gran confusión entre algunos políticos y economistas argentinos. Por ejemplo, cuando plantean que un mayor ajuste del gasto en el Presupuesto 2019 hubiera implicado más recesión. Así justificaron que más del 80% de la reducción del déficit desde el 2,4% del PBI al equilibrio fiscal lo termine haciendo la gente y el sector productivo, con aumentos de tarifas y más impuestos. Conclusión, parece que, si el Estado transfiere al sector privado el ajuste, éste deja de existir; lo cual es claramente absurdo.

Lo que en realidad va a pasar es que, para que el Estado baje poco sus erogaciones, la gente y las empresas tendrán que bajar su propio gasto e inversión para pagar más impuestos y tarifas. Debo aclarar que me parece bien que, aquellos que podemos, paguemos lo que cuestan los servicios públicos que se usan. Es obvio que vamos a tener que recortar gastos para hacerlo; pero es obviamente injusto que un contribuyente baje los propios para pagarme lo que yo uso de servicios públicos. Los que pagamos impuestos, lo hacemos para que se ayude a quien realmente tiene necesidad.

El verdadero problema es que, mientras nos exigen que asumamos sacrificios, la dirigencia política no está dispuesta a hacer un mínimo esfuerzo para reformar un Estado elefantiásico y, en gran medida, inútil que nos sale carísimo y, así, ahorrar en malgasto. Es más, según el Presupuesto, de la pequeña parte de austeridad que se supone hará el sector público la mayor parte será en obras públicas que le son útiles a la gente.

Siendo más claros aún, para que el Estado no haga gran parte del ajuste lo tendrá que hacer el sector productivo que es el que genera la riqueza para pagar sus gastos y los sueldos de sus empleados y los que corresponden al sector público. Ahora, si el sector productivo es el que tiene que ajustar, ¿podemos pretender que se recupere la economía? Otro gran absurdo.

Es más, luego de la tremenda fuga de ahorros de argentinos (abajo del colchón, al fondo del ropero o caja de seguridad) y extranjeros de 2018, el crédito se contrajo fuertemente en la Argentina. Dado que el Estado necesita financiar sus necesidades, está absorbiendo gran parte de él y, algunos, se preguntan por qué la tasa de interés es tan alta; porque queda muy poco para los privados. Por supuesto, esto también es recesivo.

Por suerte, el Banco Central entendió que, emitir más de lo que la gente quiere para aumentar el financiamiento interno y bajar su costo gestó altísima inflación, nos llevó a la pérdida de confianza en nuestra moneda, o sea a una corrida contra ella que terminó en una crisis cambiaria el año pasado. Así que, por suerte, ahora se ha comprometido a no volver a hacerlo. Si queremos que el crédito aumente habrá que generar confianza en el futuro para que vuelvan los ahorros de argentinos y extranjeros. Es decir, resolver el problema donde está: en el exceso de Estado que, además si lo solucionamos, implicaría que tome menos deuda y deje más para el sector productivo, permitiéndole invertir y crecer. Eso sí sería reactivante.

De hecho, si se observa la tasa de riesgo país que refleja el temor de una nueva cesación de pagos, muestra que muchos no descartan que volvamos a tener un default. Esto no es raro, ya que como vimos, como el sector productivo debe cargar con un enorme e inútil Estado, difícilmente la economía pueda crecer mucho. Por lo tanto, la enorme deuda pública, que este año superará el 90% de la producción de riqueza total, se vuelve impagable en el tiempo. Esto ahuyenta inversiones y es recesivo.

En 2017, nuestros políticos prometieron que nos iban a bajar los impuestos. Lo hicieron con la máxima forma que tienen de asumir un compromiso, dos leyes. Sin embargo, a fines de 2018, los volvieron a aumentar para buscar el equilibrio fiscal. ¿Quién va a invertir en un país donde parece que el objetivo de los políticos es exprimirte para el Estado siga gastando de más? Nadie y eso es recesivo.

¿Qué hubiera pasado si se hubiera “ajustado” al Estado en vez de a la gente y a los productores? La historia sería distinta. No se habría incumplido la promesa de no aumentar los gravámenes; por lo que, quizás, alguien se tentaría con invertir o traer sus ahorros a la Argentina. Se le hubiera dejado mayor cantidad de recursos y financiamiento a los productores para que generen más empleos y riqueza. Eso hubiera sido reactivador.

Lamentablemente, por décadas hemos dejado que los políticos construyan un Estado que le sirve a la política y se sirve de los argentinos. Lo defenderán con “uñas y dientes”, como vimos en la discusión del Presupuesto 2019, donde claramente no hubo muchos que nos defendieran a nosotros y a los que producen la riqueza, por ende, el empleo y el bienestar para todos los argentinos. Acordémonos cuando vayamos a votar. Dejemos de aplaudir a los que proponen aumentos de gasto y elijamos a los que quieren ser austeros y razonables en la administración del Estado, como lo somos nosotros con las finanzas de nuestra familia.

No ajustar el Estado es recesivo Reviewed by on . ÁMBITO FINANCIERO - Hay una gran confusión entre algunos políticos y economistas argentinos. Por ejemplo, cuando plantean que un mayor ajuste del gasto en el Pr ÁMBITO FINANCIERO - Hay una gran confusión entre algunos políticos y economistas argentinos. Por ejemplo, cuando plantean que un mayor ajuste del gasto en el Pr Rating: 0