miércoles , 22 noviembre 2017

Inicio » Destacados » El triunfo de Cambiemos: una oportunidad histórica no usada

El triunfo de Cambiemos: una oportunidad histórica no usada

Julio Piekarz

Es Economista (UBA y Cambridge). Fue gerente general del Banco Central. Profesor de Teoría Monetaria (Universidades de Buenos Aires, Di Tella, Católica Argentina y Argentina de la Empresa).
noviembre 9, 2017 7:02 am by: A+ / A-

Nota de Julio A. Piekarz en La Nación

El triunfo electoral de Cambiemos es un paso más, significativo, en el proceso de alejamiento del populismo y una nueva oportunidad histórica para el país. Pero consolidar este nuevo camino depende de cómo el Gobierno interprete el resultado. Un colega sugirió que creerá que “la gente votó a favor del cambio en lo político y el gradualismo en lo económico”.

Parte del Gobierno debe estar tentada con la continuidad del gradualismo. Le rindió bien en las elecciones, y no obstó para la recuperación de la economía. Además, el financiamiento estará más disponible que antes, luego de la derrota K y la crisis del peronismo tradicional, y porque serán lentos la Reserva Federal en subir las tasas y el Banco Central Europeo en desarmar los estímulos monetarios.

Ello implicaría convivir con el enorme e ineficiente gasto público, una altísima presión tributaria, un elevado déficit fiscal, un Banco Central que sigue endeudándose en Lebac para financiar al Tesoro, una fuerte necesidad de financiamiento en los mercados para pagar vencimientos y cubrir el desequilibrio, y más atraso cambiario.

Desde el regreso de la democracia hubo otras dos oportunidades. Una, con Alfonsín, que terminó en hiperinflación. Otra con Menem, que vía Alianza terminó en la crisis de 2001. En ambos casos la razón fueron los desequilibrios fiscales, aun con niveles de gasto público y presión tributaria muy inferiores a los actuales. La economía solo ha entrado, por ahora, en el inicio de la fase expansiva del ciclo. Para continuar la recuperación y convertirla en crecimiento y transformación faltan muchas condiciones. La inacción puede, en algún momento, cobrar su precio, si no en crisis sí en mediocridad.

El discurso de Macri confirmó que el Presidente tiene el rumbo claro y correcto. Se centró en tres ejes que están, sin duda, en la base del fracaso de Argentina. El gasto público, el déficit y la responsabilidad fiscal, la reforma laboral y la creación de empleo, y la calidad institucional. Generó optimismo y dio la impresión que se salía del gradualismo para ir a un reformismo acelerado.

Pero las primeras medidas que trascendieron contradicen esa expectativa. Es notable que el Presidente haya sido tan lúcido y gráfico en señalar los excesos rocambolescos del empleo público y la corrupción que lo acompaña, y no haya trascendido una sola medida para corregirlos y reducir su peso. Así, el gasto público seguirá siendo rehén de la clase política, y ello explica la escasez de la reforma tributaria que anunció Dujovne.

Más aun, el Proyecto de Ley de Responsabilidad Fiscal admite que el empleo público siga aumentando a la tasa de crecimiento demográfico en vez de, para empezar, congelar las vacantes y dejar, al menos, que el empleo público caiga anualmente por los que se jubilan, los empleados que fallecen y aquellos que renuncian. Y, también, el Presidente podría haber comprado credibilidad haciendo una autocrítica, ya que se incrementó el empleo público desde su asunción, y distintos analistas han hecho notar la incursión en los vicios de nepotismo y amiguismo en la cobertura de puestos públicos.

Del mismo modo, el Proyecto de Ley de Responsabilidad Fiscal prohíbe contratar nuevos empleados públicos durante los 6 meses previos a un cambio de administración. Pero ¿Qué es lo que puede limitar que las incorporaciones se hagan antes? Nada.

Por otra parte, trascendió que la principal medida individual de ahorro de gasto –aparte de la correcta disminución de los subsidios prevista en el Presupuesto- sería el cambio en la fórmula de ajuste de las jubilaciones. Es indudable que por múltiples razones el sistema previsional argentino tiene un fuerte desequilibrio y requiere reformas.

Pero el cambio en la fórmula de ajuste debería comenzar cuando la inflación sea menor y haya mayor estabilidad en las variables nominales. De otro modo, el financiamiento del Tesoro con la demora en la Reparación Histórica que se vio en 2016 y 2017, unido a un inmediato cambio de fórmula, hará que cualquier reforma razonable resulte difícil de ser aprobada en el Congreso alimentando, además, a la oposición más ideologizada.

Además, el Gobierno tiene que comprar autoridad moral para ir adelante con este proyecto. Y lo debe hacer de dos formas. Debe formular un proyecto de Ley para terminar de manera inmediata con todos los regímenes de jubilación de privilegio de la clase política. Y como punto de partida, todos los funcionarios del oficialismo que han accedido a posiciones en el sector público por la vía política deben renunciar a sus jubilaciones de privilegio. Vidal y Ocaña ya han manifestado que están dispuestas a liderar el rumbo en este punto.

A diferencia del discurso del Presidente, no hay en las medidas señales de que cambie el gradualismo de los dos años previos. El gradualismo compró recuperación. No está claro que compre crecimiento y transformación.

El triunfo de Cambiemos: una oportunidad histórica no usada Reviewed by on . Nota de Julio A. Piekarz en La Nación El triunfo electoral de Cambiemos es un paso más, significativo, en el proceso de alejamiento del populismo y una nueva op Nota de Julio A. Piekarz en La Nación El triunfo electoral de Cambiemos es un paso más, significativo, en el proceso de alejamiento del populismo y una nueva op Rating: 0