fbpx

jueves , 18 julio 2019

Inicio » Destacados » Presupuesto 2017: hacia la zona de imprudencia

Presupuesto 2017: hacia la zona de imprudencia

Julio Piekarz

Es Economista (UBA y Cambridge). Fue gerente general del Banco Central. Profesor de Teoría Monetaria (Universidades de Buenos Aires, Di Tella, Católica Argentina y Argentina de la Empresa).
septiembre 28, 2016 12:28 pm by: A+ / A-

Por primera vez en años con proyecciones más creíbles,  el enorme peso del sector público y el rol del Presupuesto  para orientar expectativas obligan a prestar seria atención al proyecto para  2017.

En un contexto de 3.5 % de crecimiento, inflación en la banda de 12-17 % y un dólar promedio de $ 17.9, la recaudación nacional crece 26.7 %, y sube a 26 % del PIB.  El gasto primario crece 21.7 %, pero aumenta 1.3 % en términos reales. El déficit  primario alcanzará a 4.2 % del PIB y el déficit total será de 6.8 % del PIB, equivalente a Dls. 36.8 miles de millones.

Así, el  déficit no será mucho menor al de  2016, y junto con lo que demanda atender los vencimientos, implica  necesidades de financiamiento preocupantes. Aun netas de las “rentas” de Anses y del Banco Central,  de un agobiante financiamiento intra sector público, de fondos de organismos internacionales  y sin considerar aplicaciones financieras, se requiere el   equivalente de Dls. 42.8 miles de millones. Si se agregan las aplicaciones financieras , la necesidad es 54.6 miles de millones.

En el caso del Banco Central, los aportes previstos -$ 90 miles de millones de Adelantos Transitorios y $ 57 miles de millones por “utilidades”- se agregan a  intereses de Lebac por $ 150 miles de millones, y tensionan la política monetaria, que se complica adicionalmente porque el proyecto anticipa que la mayor parte de la deuda se colocará en moneda extranjera, agravando la apreciación del peso.

El Presupuesto 2017 lleva la economía a la zona de imprudencia financiera. No importa que la relación Deuda Pública con el mercado /PIB sea baja; lo que importa es cuánta deuda hay que colocar en 2017. Tampoco importa que haya  liquidez internacional. Un cisne  negro, o gris –tasas de la Fed, contagios del Brexit- puede modificar el sentimiento del mercado, que también empezará a preguntarse si la exitosa baja de la inflación en marcha puede consolidarse con un panorama fiscal fuertemente desequilibrado e incierto.

Hacienda debe abandonar una actitud perceptible de complacencia con la situación fiscal, mostrar preocupación por las necesidades financieras y anunciar un nuevo programa de convergencia plurianual al equilibro fiscal, perdido luego del desfasaje previsto para 2017 –y en realidad del ocurrido en 2016, ya que el déficit primario solo mide 4.8 % porque el PIB nominal fue mayor  la mayor inflación. Debe informar periódicamente el avance y perspectivas del plan fiscal. Macri debería nombrar veedores externos del programa fiscal.

Y es conveniente comenzar ya a prefinanciar las necesidades de fondos de 2017, rebalancear el plan de emisiones hacia mayores colocaciones en pesos y usar la nueva ley de mercado de capitales para dar a los inversores en deuda interna las mismas seguridades que a la deuda externa –cross default, aceleración y otras- para impulsar el mercado local.

Votamos este Gobierno para transformar el Estado ineficiente y deficitario, y la economía. No podemos dilapidar el endeudamiento sin cumplir ese mandato ¿Qué quedaría después?

Presupuesto 2017: hacia la zona de imprudencia Reviewed by on . Por primera vez en años con proyecciones más creíbles,  el enorme peso del sector público y el rol del Presupuesto  para orientar expectativas obligan a prestar Por primera vez en años con proyecciones más creíbles,  el enorme peso del sector público y el rol del Presupuesto  para orientar expectativas obligan a prestar Rating: 0