fbpx

miércoles , 17 julio 2019

Inicio » Destacados » Administrar la escasez, el dilema del Gobierno

Administrar la escasez, el dilema del Gobierno

LA NACIÓN.- A lo largo de esta década, ante los problemas que se le presentaban, el kirchnerismo y ahora el cristinismo, nunca rectificó el rumbo. Por el contrario, siempre redobló la apuesta.

El gran interrogante es si, ante una situación inédita para el cristinismo, como es el de tener que administrar la escasez, es posible la estrategia de redoblar la apuesta. Dicho de otra manera, el oficialismo solo sabe manejarse en la abundancia de recursos para hacer populismo, pero no sabe administrar un país con escasez de recursos. Su política es la del despilfarro de recursos para hacer populismo, no la de establecer un contexto económico institucional que genere riqueza, por el cual la prosperidad de la gente se produzca a través de un círculo virtuoso de más inversiones, más puestos de trabajo, mayor productividad, mejores salarios reales y más consumo. Todo ese proceso se lo saltearon en todos estos años y fueron directamente a un nivel artificial de consumo que hoy no pueden recuperar por más que redoblen la apuesta.

Anuncio-Kicillof-Capitanich-Costa

Veamos, entre 2002 y 2013, la recaudación impositiva a nivel nacional aumentó el 1600%. Contra una inflación real del orden del 620%, los ingresos tributarios superaron en 1000 puntos porcentuales la inflación. Y a pesar de esa fenomenal carga tributaria, el déficit fiscal se dispara. Basta con ver los adelantos transitorios del Banco Central al tesoro en diciembre, que aumentaron casi en $ 25.000 millones respecto a noviembre, para advertir el fenomenal problema fiscal que mostrarán los números del tesoro en diciembre. El dato a tener en cuenta es que la recaudación crece en términos nominales por debajo de la tasa de inflación, si por el otro lado el gasto sigue subiendo por encima de la tasa de inflación el problema fiscal será cada vez más grave.

¿Opciones para redoblar la apuesta y no tocar el gasto? Por el lado de la presión impositiva no lo veo. Puede intentarlo, pero ya está en un punto en el que la economía está estancada o en recesión dependiendo de los sectores. Si no se genera riqueza no hay impuesto que pueda recaudar (recordar la curva de Laffer). Cobrar impuestos sobre el aire es recaudar cero.

El acceso al crédito externo está cerrado o a tasas descomunales. Otra puerta cerrada, salvo que estén dispuestos a solucionar las deudas pendientes (Club de París, holdouts, etcétera) y blanquear los datos del Indec. El crédito interno es escaso porque no destruyeron el mercado de capitales.

Pueden acelerar el ritmo de expansión monetaria, pero la inflación se les disparará aún más de lo que se ha disparado hasta ahora con el consiguiente malestar social. No olvidemos que la gente elude el impuesto inflacionario o, si se prefiere, hay huida del peso.

Una cuarta opción es consumir más stock de capital. El problema es que eso ya lo hicieron gracias al stock de capital que heredaron en los 90. Los cortes de luz tienen que ver con ese consumo de stock de capital para financiar tarifas artificialmente bajas, así como las tragedias ferroviarias responden a pésimas condiciones de mantenimiento. Consumir más stock de capital significa, por ejemplo, dejar sin luz a mucha más gente o más tragedias ferroviarias. Salvo las escasas reservas que tiene el Central, no les queda mucho stock de capital para financiar el gasto.

Solo podrían redoblar la apuesta haciendo alguna confiscación grosera, y tendría que ser sobre activos o flujos líquidos, lo cual les generaría más problemas económicos que soluciones, sin imaginar la conflictividad social que se dispararía.

Me parece que el Gobierno no tiene margen para doblar la apuesta en materia de política económica porque, como decía antes, solo sabe dilapidar recursos, no administrar en la escasez.

Para mantener este populismo de consumo artificial hay que tener recursos o buscarlos donde sea redoblando la apuesta, y este es el drama del Gobierno. No queda mucho espacio para redoblar la apuesta en materia de recursos económicos. Su drama es que salvo gastar, otra cosa no saben hacer. Y ya no hay mucho más para gastar y seguir la fiesta de consumo.

—————–

*PUBLICADO EN DIARIO LA NACIÓN, JUEVES 9 DE ENERO DE 2014

Las opiniones vertidas en esta nota son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan necesariamente el opinión de la fundación Libertad y Progreso.

Administrar la escasez, el dilema del Gobierno Reviewed by on . LA NACIÓN.- A lo largo de esta década, ante los problemas que se le presentaban, el kirchnerismo y ahora el cristinismo, nunca rectificó el rumbo. Por el contra LA NACIÓN.- A lo largo de esta década, ante los problemas que se le presentaban, el kirchnerismo y ahora el cristinismo, nunca rectificó el rumbo. Por el contra Rating: