lunes , 20 enero 2020

Inicio » Destacados » Expropiación de YPF: Populismo costoso y destructivo

Expropiación de YPF: Populismo costoso y destructivo

Lunes, 16 de abril, 2012

[C]on la expropiación de YPF, el gobierno argentino se ha colocado en una peligrosa zona de violación de normas y acuerdos establecidos en el plano nacional e internacional. El estatuto impone la regla de ofrecer un precio razonable por el 100% del capital accionario en caso de comprar el 15% o más. De no seguir los procedimientos establecidos, esta expropiación le valdrá al país demandas de quienes sean damnificados que implicarán sentencias adversas y costosas indemnizaciones. El gobierno español con la solidaridad de la Unión Europea ha hecho conocer su solidaridad con Repsol en caso de ser perjudicada. Este es el caso, y deben esperarse mayores consecuencias frente a un nuevo ataque a la seguridad jurídica en la Argentina.

En un momento fiscal crítico, decidir una expropiación de este calibre genera una incógnita mayor: ¿De dónde provendrá el dinero para pagar la compra? El gobierno aún no ha resuelto totalmente la salida del default y, por lo tanto, carece de acceso al crédito para encarar inversiones de enorme magnitud. El desafío de recuperar el autoabastecimiento energético requerirá explotar reservorios no convencionales con alta eficiencia y última tecnología.

No tiene sentido que un Gobierno en crisis fiscal dedique fondos a comprar una empresa existente ni a invertir en la actividad petrolera, cuando podría destinarlos a otras inversiones sociales en las que el sector privado no concurre. Con solamente restablecer condiciones de seguridad jurídica y precios adecuadas, el sector privado podría recuperar en pocos años el reclamado autoabastecimiento, que perdimos gracias a las pésimas políticas que implementó el gobierno.La YPF estatal, antes de su restructuración y de la apertura de su capital, , tenía más de 50 mil empleados y perdía 1000 millones de dólares por año, sin pagar impuestos. Era la empresa petrolera más ineficiente del mundo y la única que perdía dinero. ¿Qué nos asegura que bajo un gobierno populista no va a volver a ocurrir lo mismo? La experiencia con Aerolíneas Argentinas y Enarsa no nos permite ser muy optimistas.

Se acusa a Repsol de no haber hecho las inversiones necesarias para mantener el nivel de reservas y de producción, pero no se dice que el gobierno promovió la incorporación de un nuevo socio, amigo del poder, sin que ponga prácticamente dinero para adquirir el 25% de la compañía. El pago a los préstamos recibidos a ese fin, incluyendo el del propio Repsol, provino de los dividendos distribuidos por casi la totalidad de las utilidades, lo que no dejó ningún margen para invertir. En este sentido, Repsol es responsable de haber aceptado este ruinoso acuerdo por una suerte de obediencia política.

La intervención del Estado en el mercado energético, a partir de 2002, perjudicó la producción de hidrocarburos. La producción de petróleo cayó sistemáticamente desde entonces a pesar de que el país entraba en un período de recuperación económica, y que los precios internacionales del petróleo llegaron a estar cinco veces por encima del precio promedio de la década anterior.

Para mayor información, contactar a los directores de la fundación Libertad y Progreso:

Aldo Abram: (011) 15- 4171-5542

Agustín Etchebarne: (011) 15-5642-9869

Manuel Solanet: (011) 15-4445-2261

Expropiación de YPF: Populismo costoso y destructivo Reviewed by on . Lunes, 16 de abril, 2012 [C]on la expropiación de YPF, el gobierno argentino se ha colocado en una peligrosa zona de violación de normas y acuerdos establecidos Lunes, 16 de abril, 2012 [C]on la expropiación de YPF, el gobierno argentino se ha colocado en una peligrosa zona de violación de normas y acuerdos establecidos Rating: