fbpx

miércoles , 17 julio 2019

Inicio » Gacetillas de prensa » “No hubo ningún razonamiento económico ni comercial sino la simple voluntad de una persona y el austero silencio de muchos más”, dijo Aranguren, en referencia a la política energética

“No hubo ningún razonamiento económico ni comercial sino la simple voluntad de una persona y el austero silencio de muchos más”, dijo Aranguren, en referencia a la política energética

 

 

Martes, 27 de marzo de 2012
[N]o hubo ningún razonamiento económico ni comercial sino la simple voluntad de una persona y el austero silencio de muchos más», dijo Aranguren, en referencia a la política energética

En la política energética, no hubo “ningún razonamiento económico ni comercial. Sino la simple voluntad de una persona y el austero silencio de muchos más”, dijo Juan José Aranguren, presidente de Shell Argentina, durante el seminario organizado por las fundaciones Libertad y Progreso y Naumann, en el que se presentó el índice Internacional de Derecho de Propiedad, que ubica a la Argentina entre los 10 países donde menos se respeta la Propiedad Física (de un total de 130).

Lo único que se consiguió con esta política fue “desincentivar el nivel de inversión necesario. Ahora se intenta buscar culpables y no nos queda otra que importar a precios mucho más altos”, destacó Aranguren.

“El mercado de combustibles estuvo afectado en los últimos años por un sinnúmero de decisiones tendientes a pensar en corto plazo”, señaló Aranguren.

En los últimos años, “se pretendió aplicar un cepo a los energéticos, su persistencia en el tiempo no hizo otra cosa que dar señales positivas para el consumo y negativas para la inversión. Mientras que a los díscolos se les cercenaron derechos, no con leyes sino con resoluciones”, agregó.

Sin embargo, Aranguren destacó que muchas de esas decisiones administrativas tuvieron que dar marcha atrás a partir de sentencias judiciales. Por ejemplo, recordó los dos congelamientos de precios que el Gobierno impuso en 2010 y 2011, que tuvieron que ser revertidos por una decisión judicial. También dijo que lo mismo ocurrió con muchas de las multas y denuncias que pesaron sobre él y la empresa que dirige.

“Por eso, la experiencia vivida, no deja de ser aleccionadora para cumplir con nuestros derechos”, animó Aranguren.

“En Rebelión en la granja, Orwell define la libertad de expresión como la posibilidad de decir lo que no se quiere escuchar. Eso fue lo que pretendimos ejercer y lograr en los últimos años y en los últimos minutos de esta exposición”, terminó Aranguren.

“No hubo ningún razonamiento económico ni comercial sino la simple voluntad de una persona y el austero silencio de muchos más”, dijo Aranguren, en referencia a la política energética Reviewed by on .     Martes, 27 de marzo de 2012 [N]o hubo ningún razonamiento económico ni comercial sino la simple voluntad de una persona y el austero silencio de m     Martes, 27 de marzo de 2012 [N]o hubo ningún razonamiento económico ni comercial sino la simple voluntad de una persona y el austero silencio de m Rating: